Las personas de ojos azules aparecieron hace menos de 10.000 años


Las personas de ojos azules aparecieron hace menos de 10.000 años. 
"Cuando estuve escribiendo sobre los pelirrojos, ya me surgió la idea de escribir sobre los ojos azules. Y es que hace un tiempo escuché algo que me inquietó y me llamó la atención a partes iguales: Todos los que tienen los ojos azules son hermanos. O, dicho de otra manera, todos los que tienen los ojos azules tienen un ancestro común. Eso es lo que afirma un estudio de 2008 que presentó Hans Eiberg de la Universidad de Copenhague en la revista Human Genetics."



Según este estudio, la mutación ocurrió hace unos 6.000-10.000 años, año más, año menos. Y, antes de que ocurriera, ningún humano tenía los ojos azules. Esa mutación, que afectó el gen OCA2, encargado de regular la cantidad de melanina, “apagó” la capacidad de hacer ojos marrones. ¿Cómo? Pues reduciendo la cantidad de melanina que se concentraba en los iris, y haciendo que, en lugar de marrones, los iris fueran azules. Este apagado no fue total, sino parcial, haciendo que se redujera la cantidad de melanina. Si hubiera sido total, habría afectado no solo a los iris, sino también a la piel y al cabello dando lugar al albinismo.

Eiberg, para llegar a esta rotunda conclusión, realizó un análisis de las mitocondrias celulares de hombres y mujeres con ojos azules y procedentes de países muy alejados geográficamente: Jordania, Dinamarca y Turquía.

¿Por qué? Pues verás, cuando papá pone una semillita en mamá, mamá no solo pone su cuerpo en forma de horno donde cocinar a fuego lento al futuro bebé, sino que también aporta sus mitocondrias a todas las células del bebé. Así, la ventaja de estudiar los genes de las mitocondrias es que se puede hacer un trazado del linaje materno de la gente que participó en el estudio.


Los dos trozos que parecen una nuez partida son las mitocondrias. Un componente celular que siempre heredamos de la madre. Que nunca te digan que has sacado las mitocondrias de tu padre. Gracias mamá.

¿Y qué vieron en su estudio Eiberg y su equipo? Pues descubrieron que había diferencias entre los segmentos de ADN de la gente del estudio pero, curiosamente, había largos segmentos que eran idénticos. A estos segmentos comunes se les llama haplotipos. Esto es un indicador de que esa secuencia se produjo recientemente en nuestros ancestros humanos. Es decir, que la secuencia no ha tenido tiempo suficiente para mezclarse y mutar mucho.



Un diagrama de qué es un haplotipo, que siempre viene bien: Un conjunto de alelos, genes o polimorfismos que se heredan como un bloque. Es decir, trozos de ADN que se "mantienen fijos" sin mezclarse en los genes de la descendencia.

¿Y qué prueba ese hallazgo? Pues resulta que las personas con los ojos marrones tienen muchísima variación en el ADN que regula la producción de melanina. Pero esto no ocurre con la gente con los ojos azules, ya que solo tienen un pequeño nivel de variación en la producción de melanina de sus ojos. De hecho, los 800 participantes en el estudio (menos uno que tenía una mancha marrón en uno de los ojos) contenían la misma secuencia de ADN mitocondrial asociada al gen OCA2.


O sea que, por esta regla de tres, Eiberg se atreve a decir que todos los que tenéis los ojos azules, venís de un ancestro común.

Lo que no explica ese trabajo es cómo pudo tener éxito esa mutación. Por norma general, lo raro asusta. Lo diferente resulta extraño y tiende a ser apartado. En el mundo animal se da esa situación cuando nace una cría diferente a las otras. ¿Por qué no pasó eso cuando apareció el primer bebé con ojos azules? Dicho de otra manera, Eiberg nos está diciendo que hace 10.000 años no había ni un solo humano con los ojos azules. De repente apareció uno y triunfó como la Pepsi-cola. Hasta tal punto que a día de hoy el 35-40% de los europeos tienen los ojos azules.



Según Eiberg, y esto es una hipótesis y no un hecho demostrado, los ojos azules fueron una mutación sexy. Hicieron más atractivo/a a esa primera persona y que, por tanto, tuviera más éxito reproductivo (vamos, que mojó mucho). Y su semilla se esparció. Y nacieron otros con ojos azules. Y también tuvieron éxito en el complicado mundo de la seducción. Y así sucesivamente hasta ser una de las mutaciones más sexys que se conocen.


Este hombre resulta tremendamente sexy única y exclusivamente porque tiene los ojos azules. Ahora en serio. ¿quién de ustedes chicas se había fijado en el color de sus ojos?

A día de hoy se han realizado otros estudios, de carácter sociológico, y se sabe que, además, la gente con los ojos azules tiene cierta endogamia: Los que tienen los ojos azules prefieren que su pareja también los tenga. Esto ocurre especialmente entre los hombres y tiene una explicación pragmática: El gen de los ojos azules es recesivo. De manera que solo se dan ojos azules si ambos progenitores han transmitido dicho gen al bebé. A los hombres les sirve como prueba de paternidad: Si Mister Ojazos Azules y Misss Ojizarca tienen un bebé con los ojos marrones, Mister Ojazos Azules puede estar seguro de que la criatura es del butanero. O del antenista. O de cualquier otro con los ojos marrones.


Diagrama de cómo se propagan los ojos azules. La razón por la que los hombres de ojos azules, aún inconscientemente, prefieran que su pareja también tenga los ojos azules.


4 comments: