Los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional ven hasta 15 amaneceres y 15 atardeceres cada 24 horas


Los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional ven hasta 15 amaneceres y 15 atardeceres cada 24 horas, es decir, uno cada 45 minutos.

La ISS se encuentra a unos 400 km de altitud y orbita a una velocidad de casi 28000 km/h (8 km/s), lo que le permite completar una vuelta alrededor de la Tierra en tan solo 90 minutos. Como resultado, los astronautas a bordo de la ISS ven hasta 15 amaneceres y atardeceres cada 24 horas, o lo que es lo mismo, observan un amanecer o atardecer cada 45 minutos. ¡Qué perspectiva tan privilegiada!

La ISS se trata de una de las mayores proezas del ser humano. Empezó a ser construida en 1998, fecha en la que se lanzó la primera pieza de la estación a la que posteriormente se fueron uniendo más piezas. Como la tecnología avanza día a día, la estación nunca finalizará completamente su construcción pues es capaz de albergar nuevos dispositivos para su desarrollo. La ISS estará funcionando hasta 2020, cuando será hundida en el mar para evitar que un objeto tan grande como lo es la estación forme parte de la basura espacial que se está convirtiendo en un problema bastante serio.

Cabe destacar que en 2009 la estación estuvo a punto de colisionar con un objeto, lo cual supuso la huida de los astronautas de la ISS a la cápsula rusa Soyuz, cerrando las compuertas respectivas y activando el control automático de la ISS. Este plan de última hora se puso en marcha debido a que no se detectó el problema con tiempo suficiente. Este tipo de alertas son muy comunes pero con la adecuada anticipación los astronautas sortean el obstáculo mediante maniobras de la ISS.

Gracias a la estación espacial, hay presencia humana permanente en el espacio ya que ha habido como mínimo dos astronautas a bordo. Actualmente posee la capacidad de soportar un máximo de seis astronautas.

¿Y cuáles son los objetivos de la ISS?

La ISS se dedica fundamentalmente a la investigación. Abarca muchos campos de la ciencia como biología, ingeniería y tecnología, microgravedad o ciencia espacial. Cabe recordar que hace poco un experimento llevado a cabo en la estación pudo suponer el primer atisbo de materia oscura, aunque todavía no está confirmado si lo que se detectó fue realmente materia oscura.

La estación también supone el principio de la era espacial, es la catapulta necesaria para los no tan lejanos viajes tripulados hacia otros planetas, lunas, asteroides, etc., ya que nos está proporcionando la experiencia necesaria para las misiones venideras. Gracias a ella, se ha avanzado mucho en el estudio del efecto de la microgravedad en el ser humano con el objetivo de prevenir sus inconvenientes a largo plazo como sería en el caso de un viaje tripulado a Marte.

En la estación espacial SÍ hay gravedad

Aprovecho también la ocasión para desmontar la falsa creencia de que en la Estación Espacial Internacional no hay gravedad ya que es la gravedad terrestre la que mantiene en órbita a la estación. La sensación de ingravidez no se debe a que no haya gravedad ya que sí la hay (aunque su fuerza es mucho más débil puesto que disminuye con la altura), sino a la continua caída libre de la estación que es la que crea esa ilusión óptica.

También podríamos experimentar la ingravidez si caemos hacia la Tierra en el interior de un objeto, como en el hipotético caso de que un ascensor empezara a caer sin sujeción alguna y nosotros nos encontráramos en su interior. ¡Parecería que nos encontramos en el espacio exterior! De hecho existen vuelos que permiten vivir esta experiencia cuando el avión se deja caer durante un breve periodo de tiempo para el disfrute de sus tripulantes. Dicho mal y pronto, la ISS no se estrella contra la Tierra ya que, al ser ésta redonda, los metros que pierde de altura equivale a los metros que el suelo se curva por debajo de la estación espacial.


¿Cómo se puede observar la ISS?

Es bastante sencillo con unas nociones básicas. Podemos ver la estación gracias a sus múltiples paneles solares instalados a bordo que permiten reflejar la luz solar. Cuando el Sol se encuentra en el cielo, su gran luminosidad hace imposible ver las múltiples pasadas de la estación espacial por encima de nosotros al igual que no podemos observar las estrellas durante el día; no obstante, es necesario que la estación esté iluminada por el Sol para que brille. Este es el motivo por el que únicamente la podremos observar justo antes del alba o después de la puesta del Sol si diera la casualidad de que pase por encima de nosotros en ese instante. Cabe destacar que se ve como una estrella que se mueve a una velocidad considerable.

En esta página web podrás conocer a qué hora serás capaz de ver la estación según la ubicación que hayas señalado previamente. A la izquierda de la página, deberás indicar el país en el que te encuentras y, posteriormente, tu provincia. En la tabla que se adjunta, se muestran todos los avistamientos posibles en nuestra ubicación en un periodo de tiempo de dos semanas con los datos necesarios para localizar la estación sin problemas: hora, duración, recorrido, etc. Es importante fijarse en la máxima elevación, que se encuentra expresada en grados (lo máximo es 90º que se sitúa justo por encima de nuestra cabeza), ya que si no se eleva lo suficiente será muy difícil verla.

El otro requisito fundamental que deberemos conocer es saber situar los puntos cardinales que, hoy en día, es bastante simple de averiguar puesto que cualquier aplicación del móvil es capaz de indicarnos el norte, o una rápida consulta en Google Maps nos solventaría la duda. Aun así, puede que si las condiciones del cielo lo permiten, con echar un rápido vistazo al cielo puede que encontremos un punto de luz móvil sin conocer punto de referencia alguno. Es extraordinario pensar que en ese punto de luz, que puede llegar a ser verdaderamente brillante, se encuentran varios astronautas desplazándose a una velocidad descomunal.

Finalmente, hay un programa de extraordinaria calidad para observar el cielo nocturno (Stellarium) que también nos servirá para localizar la estación espacial. Mediante su opción para observar satélites artificiales, podremos seguir la trayectoria de la estación con una gran precisión ya que simula la bóveda celeste. Se trata de un programa básico para cualquiera que se interese por la astronomía aunque sea en pequeña cuantía puesto que es extraordinariamente intuitivo.


El legado para un futuro lleno de aventuras

En un futuro, si la tecnología espacial progresa adecuadamente, se recordará con cariño nuestras primeras andadas inocentes en la estación espacial como cuando un bebé da sus primeros pasos. ¿Quién sabe lo que nos aguarda allá afuera? ¿Qué aventuras indistinguibles de la ciencia ficción seremos capaces de realizar?

La ISS también nos ha dejado imágenes impresionantes de la Tierra con un claro mensaje para toda la humanidad, pues se trata de nuestro planeta y el único hasta ahora en el que la vida ha conseguido existir y evolucionar. Ahora mismo son solo unos pocos privilegiados los que han podido disfrutar de esas maravillosas vistas, pero estoy seguro de que el espacio será más accesible para mucha más gente pues se abaratarán más los costes de los vuelos espaciales.

Fuente: Medciencia

2 comments: