Cómo iniciar y mantener una conversación cuando no se tiene nada de que hablar con un(a) chica(o)


Las mujeres son más atraídas por aquellos hombres que hacen el esfuerzo en comenzar la conversación. (El primero en escribir)

Sí. A veces pasa. Te presentan a alguien y no hay forma de entablar una conversación con esa persona. Vamos a intentar ayudarte. Ante todo sonríe, relájate, interésate por esa persona… Intenta halagarla o fijarte en algún detalle suyo que suscite conversación. Quizás algo de un común conocido, de la ciudad donde vive de dónde es, del sitio dónde estás… Arranca con cosas fáciles y emite signos de un lenguaje corporal amable y simpático… Sonreír al hablar… Mirar a los ojos (de una forma determinada), emitir señales positivas… Recuerda siempre que la conversación es preferible que tenga un tono de humor y que es muy positivo hacer reír… Lo más importante es tener “ganas” de comunicarte con esa persona. Si hay interés y ganas el tema de conversación vendrá solo y el hielo se derretirá… Temas de conversación para romper el hielo entre gente joven Lo que tiene más éxito suelen ser temas intrascendentes y divertidos que además dan la oportunidad de conocer mejor a la persona.

Temas de conversación clásicos:
  1. Música (cantantes, canciones y grupos favoritos…),
  2. Deportes (si practica o le gusta este o aquel tipo de deporte, equipo, jugador/a, etc. etc.),
  3. Sitios para salir y divertirse (hay algunos que aprovechan para presentarse como “expertos”),
  4. Amigos o conocidos comunes (hablar sobre la relación que os une, o cosas que os interesan de ellos)
  5. Cine (películas, tipo de cines, actores y actrices favoritos…)
  6. Familia (hermanos, abuelos, miembros interesantes de la familia, costumbres “singulares” de la familia…
  7. Mascotas (suele ser un tema divertido) y aficiones en general Trabajo o entorno (estudios, etc). Especialmente si es interesante y la persona es receptiva.
  8. Internet (juegos, sitios preferidos, páginas divertidas, etc.)
  9. Viajes (sitios que conoces y a los que te gustaría ir).

Unos Tips

1. Preséntate si es necesario. Si no conoces a la otra persona, romper el hielo es muy sencillo: muéstrate relajado, dile a la persona tu nombre, estira tu mano para saludarle y sonríe.

2. Destaca algo acerca del lugar o la circunstancia. Mira a tu alrededor para ver si encuentras algo que valga la pena destacar. Ejemplos de comentarios acerca del lugar o la circunstancia: " ¡Este cuarto es precioso!", "Qué catering magnífico", "¡Me encanta esta vista!", o "¡Hermoso perro!".

3. Realiza preguntas abiertas. A la mayoría de las personas les agrada hablar sobre ellas mismas. Es tu deber por ser quien empieza la conversación llevarle a buen puerto. Una pregunta abierta es un tipo de pregunta que busca una explicación como respuesta antes que un simple "Sí" o "No". Las preguntas abiertas suelen comenzar con "Quién", "Cuándo", "Qué", "Por qué", "Dónde".

4. Aprende a combinar tus comentarios con preguntas abiertas, dado que al utilizar ambos en conjunto conseguirás un mejor resultado sin sonar extraño. Por ejemplo:
  • "Esa es una muy linda cartera, ¿dónde la compraste?" Esta frase lleva a la dueña de la cartera a relatarte la historia del día en que fue a comprarla y las cosas que pasaron aquella vez. Por el contrario, si dices #*"Me gusta tu cartera", probablemente la otra persona simplemente responda "Gracias" y allí acabaría la conversación.
5. Mantén la fluidez de la conversación con pequeñas charlas. Esto ayuda a mantener la conversación liviana y llevadera, lo que es muy conveniente para personas que están comenzando a conocerse mejor. Utiliza esas pequeñas charlas para establecer una conexión y descubrir puntos de contacto antes que para comenzar a discutir opiniones personales.

6. Sincroniza. Una vez que tu interlocutor ha comenzado a hablar, síguelo para mantener fluyendo la conversación. Utiliza la escucha activa para demostrar que sabes de qué te está hablando y para interpretar sus sentimientos.
  • Menciona el nombre de la otra persona cada tanto. Esto no sólo te ayudará a recordar su nombre sino que además demuestra calidez y simpatía.
  • Procura mantener el ánimo de la charla demostrando tu interés con gestos afirmativos o demostrando sorpresa. También puedes hacer acotaciones en medio del relato, como por ejemplo, "¿De veras?", "Vaya, ¡qué sorpresa!", "¿Y tu qué hiciste entonces?" o "¡Qué increíble!"
  • Transmite con tu lenguaje corporal que estás abierto y receptivo. Asiente para demostrar que compartes sus opiniones, establece contacto visual con naturalidad y mantente cerca de la otra persona cuando hables. Apoya tu mano sobre tu pecho o si eres una persona que suele buscar el contacto, hasta puedes tocarle la parte superior del brazo.
  • Que los buenos pensamientos circulen por tu cabeza. Mantén el interés en la otra persona y concéntrate en ella. Demuestra tu curiosidad en lo que escuchas y no intentes llevar la conversación hacia ti. Cada vez que descubran algo en común adviértelo para ayudar a continuar conectando con esa persona.
  • Sonríe bastante y ríete cuando la otra persona haga algún comentario divertido. No fuerces tu risa, ya que puede tener un efecto negativo. Es preferible sonreír y asentir en vez de forzarla.
7. Utiliza palabras de naturaleza sensorial. Palabras como "ver", "imaginar", "sentir", "decir" llevarán a tu interlocutor a dar una opinión realista dentro de la conversación. Por ejemplo:
  • ¿Dónde te imaginas dentro de algunos años?
 8. Atento a tu monólogo interno. Cuando repentinamente sientes que no estás consiguiendo entrar en una conversación con otra persona, es probable que internamente estés diciéndote algunas cosas negativas a ti mismo. Quizás te preocupe parecer aburrido, no demostrar tu inteligencia, no ser lo suficientemente importante o estar malgastando el tiempo de tu interlocutor. Convéncete de que la otra persona no está juzgándote. Incluso si lo están, no le des ninguna importancia.

9. Actúa con cuidado cuando notas que alguien se siente raro o incómodo en tu presencia. Si tu interlocutor luce desinteresado o no tiene intención de compartir ningún tipo de información contigo, no insistas demasiado. Inténtalo por última vez antes de abandonar la conversación.

10. Relájate. Lo más probable es que sea el tema que sea, estas pequeñas charlas no queden en la memoria de nadie. Sólo di lo que vaya a tu cabeza en la medida en que no sea agresivo o muy excéntrico.

11. Y por su puesto, léete unos ¿Sabías que? y sacale algún tema interesante que crea que le pueda gustar. ;)

1 comments: