¿Por qué los hombres solo piensan en sexo?


El área del cerebro masculino que corresponde al interés sexual, es 2.5 veces más grande que el de las mujeres, razón por la cual es casi imposible para ellos dejar de pensar en 'sexo'.

Aunque las mujeres lo han hecho desde siempre, realmente no pueden culpar a un hombre por ser hombre, sobre todo ahora que sabemos que hay diferencias significativas en el cerebro que pueden hacernos sentir que pertenecemos a mundos completamente diferentes.

El área de ‘defensa’ del cerebro –núcleo premamilar dorsal– es más grande en el masculino y contiene circuitos especiales que detectan desafíos territoriales.

La amígdala, que actúa como un sistema de alarma contra amenazas, miedo y peligro, es también más grande en los varones, lo que hace que estén más alerta ante amenazas territoriales.

Entretanto, el área de ‘compasión’ –sistema de neuronas espejo– es más grande y activa en el cerebro femenino, por lo que las mujeres son más empáticas y más receptivas a las emociones de otros.

A ellas se les facilita interpretar emociones por medio de expresiones faciales, tono de voz y gestos. 


Otra diferencia entre el cerebro masculino y femenino es que el área de interés sexual es 2.5 veces más grande en los hombres.

Al comienzo de la adolescencia, los varones producen de 200 a 250% más testosterona que en su niñez, lo que provoca un incremento en su interés sexual y hace casi imposible que dejen de pensar en ello.

Los circuitos visuales de un hombre siempre están en búsqueda de una pareja fértil. Mirar los encantos del cuerpo femenino, interesado o no, es una reacción natural para un hombre.

Un hombre mira a una mujer atractiva en la misma forma que una mujer mira a una linda mariposa, llama su atención por un segundo, pero pronto sale de su mente.

Unos minutos después, mientras la mujer sigue molesta porque su pareja miró a alguien más, él ya está pensando en lo que desea cenar. Él pregunta: "¿Qué pasa?" Ella responde: "Nada".

A pesar de los estereotipos, el cerebro masculino se puede enamorar tan rápido y tan profundamente como el femenino, y en ocasiones un poco más. Cuando él encuentra a su ‘pareja ideal’, su objetivo principal es unirse con ella. Después de que lo logra, queda una huella permanente en su cerebro. El deseo y el amor se juntan, y el hombre queda enganchado. 

Aunque los hombres se han ganado la reputación de ser poco sensibles, la verdad es que sus reacciones emocionales son más fuertes que las de una mujer, sólo que muy frecuentemente no lo manifiestan.

Estudios hechos en los rostros de hombres demuestran que sus reacciones emocionales inmediatas pueden ser más fuertes que las de una mujer, sin embargo después de 2.5 segundos ellos ocultan la emoción en su rostro, o cambian su expresión. Esta falta de expresión puede traer problemas en la relación con su pareja.
En medio de un conflicto, cuando una mujer trata de explicar un problema a su marido, él inmediatamente se concentra en encontrar la solución en lugar de mostrase cariñoso. En estos casos, los hombres usan las estructuras analíticas de su cerebro y no las emocionales.

En la vejez, el cerebro masculino presenta cambios en su nivel de hormonas, provocando la andropausia. El nivel de testosterona en los hombres disminuye, mientras que en la mujer sus niveles de estrógeno aumentan.Que tu abuelito sea un amargado o el viejito más dulce del mundo, depende de la manera en que su cuerpo reacciona a este cambio hormonal. Por ejemplo, si su nivel de testosterona es bajo, puede sentirse cansado, susceptible y deprimido. El cerebro masculino de avanzada edad no es sólo más receptivo a vínculos familiares, también es susceptible a la soledad.

Un 65% de los divorcios de parejas de 60 años o más son iniciados por la mujer, dejando al hombre afligido y desolado. En esta situación, ellos deben hacer un esfuerzo para mantener una vida social ágil, con el fin de que su cerebro reciba el estímulo que necesita para mantener activa su área de ‘satisfacción personal” y ‘social’.

En resumen, el cerebro humano es la mejor máquina de aprendizaje del mundo. Los seres humanos tenemos la habilidad de hacer grandes cambios en nuestras vidas. Sin embargo, hay diferencias indiscutibles entre el hombre y la mujer que no son posibles de cambiar. Es preferible afrontar estas diferencias que combatirlas o ignorarlas.

El mejor consejo para que una mujer haga las paces con el cerebro masculino es dejando que el hombre sea un hombre.

Fuente: CNN México

20 comments: