La masturbación puede reducir en un 33% el riesgo de padecer cáncer de próstata


Un estudio sugiere que la masturbación puede reducir en un 33% el riesgo de padecer cáncer de próstata, así como también otras enfermedades.

La masturbación o autoexploración del cuerpo humano para obtener placer sexual es beneficiosa para la salud. Al menos según un reciente estudio de la Universidad de Sydney (Australia), que arroja que previene hasta cinco enfermedades: cáncer, diabetes tipo 2, cistitis, síndrome de piernas inquietas y depresión.

En cuanto al cáncer, el informe arroja que los hombres de entre 20 y 50 años, que tienen por costumbre masturbarse unas cinco veces a la semana, reducen a un tercio el riesgo de padecer el de próstata, el más extendido entre ellos. Esto es porque en el proceso se expulsan agentes cancerígenos potenciales.

También la masturbación reduce el riesgo de padecer diabetes de tipo 2. Esto es debe a que la liberación de tensión y hormonas combaten el insomnio, al tiempo que aumentan la fuerza pélvica por las contracciones que provoca un orgasmo, según estos investigadores australianos.

La cistitis es otra de las enfermedades que cita el estudio. En el caso de las mujeres, esta práctica sexual ayuda a que se abra el cuello uterino, liberando mucosidad y otros fluidos cervicales donde se encuentran las bacterias que pueden dar lugar a las infecciones urinarias.

Los orgasmos de la masturbación también sirven, al parecer, para reducir el síndrome de las piernas inquietas. Esto es avalado además por el Medical Journal of Sleep Medicine, que considera que combate los calambres, el dolor y la sensación de hormigueo constante en las piernas, además de mejorar la calidad del sueño.

Por último, la depresión. El ser humano libera una serie de endorfinas al masturbarse, es decir, hormonas relacionadas con la felicidad, que hacen que la persona se encuentre de mejor humor, sobre todo en el caso de las mujeres.

En definitiva, aunque la masturbación continúa siendo un tema tabú para gran parte de la sociedad, y no todo el mundo reconoce abiertamente que la practica, lo cierto es que muchos profesionaldes de la salud la recomiendan como terapia para corregir las disfunciones sexuales en la pareja. 

No obstante, a pesar de que los estudios actuales hablan de sus bondades -practicada con regularidad reduce la tensión, la presión arterial y el dolor, y aumenta la autoestima- no hace tanto había quienes aconsejaban no practicarla ante el riesgo de padecer ceguera, locura e infertilidad por atrofiar los órganos sexuales.

Fuente: Que.es

2 comments: