¿Qué dice de tu cerebro la manera en la que cuentas con los dedos?


En Japón esconden los dedos para contar en lugar de extenderlos.

Averigua un poco más sobre tu cerebro. Deja lo que estas haciendo y empieza a contar hasta 10 usando tus manos.

¿Cómo lo hiciste? ¿empezaste con tu mano derecha o izquierda? ¿comenzaste con tu dedo pulgar, índice o meñique? ¿con cuál dedo terminaste? ¿tenías la mano abierta o cerrada? ¿la palma de tu mano hacia ti o en dirección contraria?

Si eres de Europa puede que comenzaras con la mano cerrada y con el dedo pulgar de la mano derecha, si eres de Medio Oriente probablemente comenzaste con tu dedo meñique de la mano derecha cerrada.

La mayoría de los chinos y estadounidenses también tienen la mano cerrada pero comienzan con el índice y los japoneses normalmente cuentan con la mano abierta pero cerrando su meñique.

Aunque contar con las manos se sienta como algo natural no lo es, ni la forma en que lo hacemos es universal, hay muchas técnicas que se transmiten a través de la cultura, por lo que la forma en que cuentas con tus manos habla de tu cerebro, nos dice cómo la cultura influyó en tu proceso cognitivo, particularmente en la aritmética mental, asegura un estudio publicado en la revista Cognition.

La investigación encabezada por los alemanes Andrea Bender y Sighard Beller asegura que el sistema de conteo con los dedos que usemos afecta la forma en que representamos y procesamos en nuestra mente a los números, pues es una experiencia sensomotora que vincula el movimiento corporal y el pensamiento.

Una relación evolutiva que ha hecho que nuestro cerebro active la misma zona cuando pensamos en números que cuando pensamos en nuestros dedos, la complejidad viene cuando hablamos de diferencias culturales con distintos sistemas de representación numérica, desde los símbolos en sí hasta la forma de lectura, de derecha a izquierda, de arriba abajo o viceversa.

Esta diversidad nos lleva al llamado: conocimiento corporal, que propone que nuestro cerebro utiliza zonas del cuerpo para aprender, esta teoría asegura que que reducimos la exigencia de la cognición del cerebro al llevarla a otras partes del cuerpo.

Este estudio abre nuevas vetas de investigación y preguntas inteligentes a cosas como ¿si la cultura en la que crecimos nos hace mejores o peores en matemáticas? ¿si hay sistemas para contar con los dedos mejores que otros? O ¿si aprendemos distintas técnicas para contar con las manos será más fácil nuestro aprendizaje y razonamiento matemático?

Fuente: Quo.mx

1 comments: