Pensar en un idioma extranjero puede ayudar a tomar decisiones más racionales


Pensar en un idioma extranjero puede ayudar a tomar decisiones más racionales.

Pensar en un idioma extranjero es beneficioso para tomar decisiones más racionales y de tipo económico, ya que en estos casos se tiende a asumir riesgos más favorables para la persona que cuando se piensa en el idioma materno. Una conclusión a la que han llegado investigadores de la Universidad de Chicago tras realizar la prueba con hablantes nativos de inglés que tenían un alto dominio del español.

Las personas toman decisiones más racionales cuando piensan un problema en una lengua no nativa. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago a través de un estudio en el que se pone de manifiesto que las personas son más propensas a asumir riesgos más favorables si piensan en un idioma extranjero, reduciéndose también la aversión a las pérdidas si se piensa en un idioma no nativo. 

De esta manera, los investigadores hallaron que una lengua extranjera proporciona un mecanismo de distanciamiento que mueve a la gente de un sistema intuitivo inmediato a un modo más deliberado de pensamiento. 

El estudio, recientemente publicado en la edición Psychological Science, fue realizado con hablantes nativos de la Universidad de Chicago que adquirieron mayores conocimientos de español en el aula con el fin de ver cómo influía la pérdida de aversión en la toma de decisiones. De esta manera, el experimento permitía explorar la posibilidad de que los estudiantes realizasen apuestas atractivas en función de la lengua en la que se tomasen sus opciones.

En el experimento, cada participante recibió 15 dólares en billetes, de los que se tenían que apostar un dólar por apuesta, estableciéndose la posibilidad de mantener el dólar o bien arriesgar para conseguir 1,50 dólares si se ganaba un sorteo, pudiendo obtener en cada vuelta 2,50 dólares en caso de ganar o no conseguir nada si se perdía.

La prueba constató que los estudiantes que pensaron en inglés centraron su miedo en perder la apuesta, decidiendo apostar en el 54% de las veces, mientras que los estudiantes que pensaron en español apostaron en el 71% de las ocasiones.

En el experimento, el equipo de investigadores también probó la asimetría en la toma de decisiones. En este sentido, el estudio puso de manifiesto que las personas tienden a evitar el riesgo cuando la pregunta se formula en términos de ganancias, mientras que se centran en el riesgo cuando la formulación se efectúa en términos de pérdidas. Un comportamiento que va en contra de la teoría económica, que establece que la evaluación de los riesgos debe ser independiente de cómo una situación se describe.

Además, a través de una serie de experimentos en Corea, Francia y Estados Unidos, el equipo demostró que la asimetría desaparece cuando la persona toma las decisiones en un idioma extranjero, ya que los estudiantes fueron capaces de evaluar las opciones sobre la base de los resultados esperados en lugar de tomar las decisiones influenciados por las formas de presentación de los problemas.

Según los investigadores, estos hallazgos son relevantes para conocer cómo la gente en una sociedad mundial toma decisiones a medida que se emplea un idioma extranjero diariamente, siendo muy beneficiosos para la toma de decisiones en un entorno empresarial o en las finanzas personales, dado que según la investigación las personas que toman sus decisiones en un idioma extranjero pueden ser menos parciales en sus ahorros y en las decisiones de inversión y de jubilación.

Fuente: Aprendemás

1 comments: