Como en la Luna no hay atmósfera, las huellas de los hombres que la caminaron siguen aun ahí bien marcadas


Como en la Luna no hay viento ni atmósfera, las huellas que dejaron los 12 astronautas que la caminaron están todavía allí.

La Luna es el único lugar, fuera de nuestro planeta, donde el hombre ha puesto sus pies en la superficie. Y como en la Luna no hay viento ni atmósfera, las huellas que dejaron los astronautas del proyecto Apolo en 1969 siguen ahí, perfectamente conservadas.

Además, las huellas quedan bien definidas en la superficie debido al regolito lunar, que es el material que cubre la superficie. Este es similar a la arena terrestre a primera vista, pero no se parece en absoluto. Si se mira la superficie de un grano de arena al microscopio es lisa, ya que la erosión del agua y el viento la ha ido redondeando. En cambio, al no haber erosión en la Luna, el regolito lunar visto al microscopio es muy irregular. 

Por eso en la playa, cuando pisamos en la arena, al levantar el pie la huella se borra al instante, porque los granos lisos se deslizan unos sobre otros. En cambio el regolito se queda trabado, como si fuera velcro, debido a las irregularidades de su superficie. Eso, sumado a la falta de viento y a la escasa gravedad, es el motivo de que las huellas queden marcadas con tanta claridad.

Fuente: Carlos en Yahoo 

0 comments: