Los padres vigilan 10 veces más al primer hijo que sus hermanos


Los padres vigilan 10 veces más al primer hijo que sus hermanos. Por esta razón tienden a ser más aplicados y obtiener mejor rendimiento académico.

El primer hijo tendrá una ventaja frente al resto de sus hermanos, quiéralo o no. Será más aplicado y obtendrá mejor rendimiento académico. ¿La razón? La dedicación de sus padres, exigencias y expectativas en él son mucho mayores que para los siguientes hijos. Así lo han establecido diversas investigaciones.

Ahora, un estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica, de EE.UU., reafirmó esa conclusión, añadiendo que ser el primer hijo de una familia de cuatro niños hace que tengan 10 probabilidades más de ser monitoreados por sus padres que el resto de sus hermanos.

La investigación, que analizó datos de la Encuesta Longitudinal Nacional de Juventud de ese país, que contiene la información sobre los niños nacidos desde 1979 y sus madres, establece, por ejemplo, que el 34% de los primogénitos era uno de los mejores estudiantes de su clase, en opinión de su madre, porcentaje que disminuía según aumentaba el número de hermanos. En el caso del segundo, la cifra era 31,8%, el tercero 29% y en el cuarto, 27,2%.

Del mismo modo, estas consideraban que el 25,1% de los primogénitos está por encima de la media en cuanto a su rendimiento, porcentajes que bajaban a 24,3% 23,6% 22,5% en el segundo, tercer y cuarto hijo, respectivamente.

Juan Pantano, académico de la U. de Washington en St Louis, uno de los autores del estudio, dice a La Tercera, que al analizar los años de educación y orden de nacimiento de diversos estudios se ve un claro patrón: los que nacen primero tienden a acumular más años de educación que los segundos, los segundos más que los terceros, etc. “Encontramos, además, que en un año en particular, entre los 10 y 14 años, les va mejor en las notas”, sostiene.

Más atención y reglas

El estudio muestra una estrategia de crianza que parece tener influencia en las notas. “Uno podría argumentar que las estrategias son distintas con primogénitos, si eso tiene impacto en las notas a la larga va a tener impacto en la escolaridad. Y esto sucede en todos los países”, sostiene Pantano.

Los niños que están mejor en secundaria, dice, es más probable que los padres o profesores los incentiven a continuar en la universidad, y que a los que no les va tan bien se los exhorta a no seguir quizás una carrera universitaria y hacer algo más técnico, más vocacional.

Además, los hermanos mayores se enfrentan a un entorno familiar mucho más regulado. Esa diferencia hace que sean de cierta forma menos autónomos, explican los expertos.

Los padres están más preocupados sobre su rendimiento, son más estrictos con ellos, los hacen cumplir normas sobre el uso de la televisión, vigilan más sus tareas e incluso se enojan más por sus malas calificaciones. Lo que ocurre con menos frecuencia con los siguientes, dice la investigación.

Fuente: La Tercera

1 comments: