Chuck Norris fue el primer occidental en tener cinta negra de 8º grado de Taekwondo Grand Master


En la historia del Taekwondo, Chuck Norris fue el primer occidental en obtener el cinturón negro de 8º grado de Gran Maestro Taekwondo.

Actor, artista marcial, educador, personaje público... Chuck Norris ha desarrollado diversas facetas a lo largo de su vida que le han convertido en una de las celebridades más populares del mundo. Su imagen de tipo duro le ha acompañado durante toda su vida, alcanzando gran popularidad estos últimos años gracias a una serie de chistes que circulan por la red. Pero dejemos esos chistes a un lado y centrémonos en la figura de este gran luchador que durante la década de los ochenta se convirtió en un icono del género de acción.

"La violencia es mi última opción".-Chuck Norris.




Sus primeros años

Carlos Ray Norris nació el 10 de marzo de 1940 en Ryan, Oklahoma. Hijo de Wilma Scarberry y Ray Norris, por sus venas corría sangre irlandesa y cherokee. Su padre, mecánico y conductor de autobuses, tenía problemas con la bebida y aunque él le quería no se sentía a gusto con él porque nunca estaba cuando le necesitaba. Debido a esto su infancia fue un tanto agridulce, siendo un niño debilucho, tímido y que no obtenía buenas notas en la escuela. A menudo sus compañeros de clase se metían con él debido a su mestizaje, y él en su interior soñaba con darles una lección a todos. Los años fueron pasando, hasta que al cumplir los dieciséis sus padres se divorciaron. Como diría él más tarde respecto a su padre "Yo no le odiaba, le quería. Simplemente él era así y yo le echaba mucho de menos".

Su vida daría un giro cuando dos años más tarde, en 1958, se alistó en la Fuerza Aérea como policía militar y fue enviado a la base aérea de Osan, en Corea del Sur. Fue allí cuando empezaron a llamarle Chuck y sobre todo donde descubrió las artes marciales. También fue ese año cuando decidió casarse con su novia Diane Holechek.

En Corea Chuck comenzó a practicar el Judo, llegando a conseguir el cinturón marrón, pero una fractura de brazo en 1960 le obligó a dejarlo temporalmente. Tras reponerse descubrió un nuevo arte marcial que le cautivó, el Tang Soo Do, una de las variantes del Taekwondo. Con perseverancia y entrenando cinco horas diarias logró alcanzar el cinturón negro y convertirse en el mejor instructor occidental de este arte marcial. Poco se imaginaba que en el futuro obtendría el 8º grado de Taekwondo de Gran Maestro, siendo el primer occidental de la historia en conseguirlo. Su dilatada experiencia en las artes marciales durante su estancia en Corea le llevaría años después a crear su propio estilo, el Chun Kuk Do. Tras su regreso a Estados Unidos fue destinado en la base militar de March, pero en 1962 abandonó el ejército con la idea de hacerse policía. Al principio empezó a entrenar a sus hermanos y amigos, y poco a poco se fue dando cuenta de que lo que quería hacer era dedicarse enteramente a las artes marciales. Fue entonces cuando decidió abrir diversas escuelas donde enseñar lo que sabía a los demás.





A partir de 1964 se centró en la competición amateur, escalando posiciones en el ranking y ganando un total de 30 torneos nacionales e internacionales. Aunque sus primeros combates resultaron en derrota, las habilidades de Chuck fueron mejorando y ya en 1967 era un ganador nato que se sentía preparado para dar el salto al mundo profesional. Sin duda había sido un lento ascenso, pero obtuvo su recompensa en 1968 ganando el Campeonato Mundial de Karate de los pesos medios. Un título que según algunas fuentes retendría hasta retirarse invicto en 1974, pero es difícil asegurarlo. 

En 1969 había ganado casi todos sus combates, algo que le proporcionó el título de "Luchador del año" de la prestigiosa revista Cinturón Negro. Fue en esos tiempos cuando llegó a convertirse en instructor de celebridades como Steve McQueen, Bob Barker y Priscilla Presley. Y también cuando conoció a un fabuloso artista marcial que no necesita presentación, Bruce Lee, mientras se encontraba rodando 'El avispón verde'. El destino quiso que Chuck fuera contratado para trabajar como artista marcial en una película de Dean Martin, 'La mansión de los siete placeres'. Fue una experiencia que apenas le cautivó porque por entonces estaba muy centrado en su carrera de luchador, pero que con el tiempo tendría su repercusión.

En 1970 Chuck seguía cumpliendo con las citas profesionales que le imponía su condición de luchador. Ese mismo año su hermano Weiland murió en la guerra de Vietnam, algo que supuso un fuerte golpe para él y que le inspiraría en el futuro cuando rodara películas ambientadas en ese episodio bélico. También fue entonces, durante una demostración de artes marciales en Long Beach, cuando Bruce Lee le propuso participar con él en una película donde interpretaría al villano. Aunque se tomó el trabajo como un puro divertimento, 'El furor del dragón' supuso un trampolín para Bruce Lee y marcó el inicio de la carrera interpretativa de Chuck. Hay que decir que tuvo que ganar unos cuantos kilos por exigencias del guión, ya que querían que pareciera más grande, y eso restó vistosidad a sus ataques: "Tuve que dejar de entrenar y empezar a comer hamburguesas y cerveza. Y claro, lo que gané era más grasa que músculo, así que subí casi a unas 180 libras de peso. Por eso no me vieron dar patadas con saltos, no podía levantarme del suelo".
Pero no todo eran buenas noticias, la cadena de escuelas que poseía Chuck no salió adelante y tuvo que afrontar numerosas deudas: "Pensé que quinientas escuelas eran mejor que seis. Bien, pues estaba equivocado. Dos años después lo había perdido todo. Me llevó cinco años salir de todo eso y pagar a mis acreedores".

El artista marcial se convierte en actor
En 1974, y tras años de apuros económicos, Chuck decide seguir el consejo de su amigo Steve McQueen y probar suerte con la interpretación,retirándose del Karate a nivel profesional para centrarse en su nuevo objetivo. Como apenas tenía dinero tuvo que buscar una escuela de interpretación que estuviera a su alcance, y finalmente la encontró. La primera película que estrenó fue 'Breaker! Breaker!', una modesta cinta de acción donde Chuck daba vida a un intrépido camionero. No obstante los inicios eran difíciles, y como él solía decir "Cuando acabé las clases salí a buscar trabajo como actor, pero estaba compitiendo contra tipos con años y años de experiencia. Me dije a mi mismo que no iba a funcionar".
Así decidió escribir su propio guión y patearse todas las productoras hasta que finalmente lo vendió y en 1978 dio sus frutos. Era la primera película de acción donde realmente tenía un papel protagonista relevante, 'Los valientes visten de negro'.
Su siguiente trabajo no se hizo esperar, y en 1979 rodaba 'Fuerza 7', donde interpretaba a un veterano del Vietnam que debe instruir a un escuadrón de anti-narcóticos. Un año más tarde colaboró con el actor Lee Van Cleef en una película llamada 'Duelo final' que se adentraba en el mundo de los ninjas. Le siguió una colaboración con Christopher Lee en 'Golpe por golpe' y 'Furia silenciosa'. Eran películas de bajo presupuesto que le habían permitido entrar en la década de los ochenta, productos entretenidos y nada pretenciosos, pero la oportunidad llegó en 1983 interpretando a un renegado ranger de Texas con métodos expeditivos en 'McQuade, lobo solitario'. En esta película contó con David Carradine, muy famoso en aquellos años por haber protagonizado la serie 'Kung Fu'. Fue un espaldarazo definitivo que convertía a Chuck Norris en un icono para el cine de acción que además demostraba vender bien en taquilla. Su consagración llegaría tan sólo un año más tarde con 'Desaparecido en combate', un clásico a día de hoy que aprovechaba el filón que había generado la guerra de Vietnam y películas como 'Acorralado'. A partir de entoncesChuck se convirtió en uno de los buques insignia de la productora Cannon Films, llegando a trabajar para ella en un total de ocho películas.





1985 fue un año sumamente prolífico para el actor. Primero rodó 'Desaparecido en combate 2' como respuesta a la gran acogida que supuso la primera entrega. Y apenas sin descanso se embarcó en 'Código de silencio', un thriller policíaco puramente ochentero dirigido con mano firme por Andrew Davis. Curiosamente el actor en quien se había pensado inicialmente era Clint Eastwood, pero al final el papel recayó en manos de Chuck que recibió excelentes críticas: "Fue probablemente la primera película donde los críticos realmente me alabaron. Dijeron que era el nuevo John Wayne".
Hay que resaltar que los ochenta fueron la época de la Guerra Fría, estaban muy de moda las películas con villanos rusos. Quizás por eso Chuck probó suerte escribiendo el guión de 'Invasión USA', inspirándose en un relato del "Reader's Digest" que a la postre resultó ser una de sus películas más emblemáticas.

En 1986 Chuck ya era un actor rentable con un público fiel, alguien en quien las productoras confiaban. Prueba de ello fue 'Delta Force', una película trepidante de acción que contó con estrellas como Lee Marvin, Martin Balsam o George Kennedy. No obstante sus fans se quejaban porque veían que el luchador marcial había dejado paso a una especie de pistolero que repartía plomo en cada película. Fuera como fuera ese mismo año Chuck se adentró en el género de aventuras en compañía de Louis Gosset Jr. para ofrecernos 'El templo del oro', una digna y entretenida película que bebía directamente de personajes como Indiana Jones o Alan Quatermain. Fue una breve incursión en la comedia, pero según el actor "No quería ser un cómico. Sólo me apetecía un papel más suave, y eso es lo que me gustó de 'El templo del oro" .
Durante los siguientes dos años realizó la tercera entrega de 'Desaparecido en combate' y un par de películas más que no fueron gran cosa y a las que la crítica dio bastante cera.

Fuente: Cine y Cine

1 comments: