En los '60s EEUU consideró detonar bombas nucleares en la luna


En 1958, los Estados Unidos consideró detonar una guerra nuclear en la luna por diversión y para aumentar el respeto de las demás naciones. El proyecto se llamaba Proyecto A-119.

La gestación del proyecto A-119

El Proyecto A-119, nombre en clave de "Estudio sobre los vuelos científicos a la Luna" fue un plan de alto secreto desarrollado por la fuerza aérea norteamericana paralelamente a los estudios de las sondas Pioneer del “Proyecto Able” en 1958 y consistía en hacer detonar un arma nuclear en la superficie lunar.

El programa consistía detonar una bomba nuclear, similar a la de Hiroshima, contra la luna, en el plenilunio, para que el hongo nuclear estaría iluminado por el sol y su visión sería aún más terrorífica.

El objetivo del proyecto A-119

Con ello se pretendía recuperar la moral del pueblo americano que cayó en picado tras el salto espacial de la URSS.

Es probable que esta idea surgiera de un estudio secreto de la RAND Corporation, iniciado en 1956, destinado a poner una cabeza nuclear en la Luna.

Edward Teller, el padre de la bomba de hidrógeno, en febrero de 1957 propuso la explosión de una bomba atómica a cierta distancia de la superficie lunar para observar la fluorescencia inducida en ella o directamente en su superficie.

La revelación del proyecto
El proyecto A-119 continúa clasificado aunque fue filtrado, 42 años después, por el físico Dr. Leonard Reiffel , que fue director del proyecto en la Armour Research Foundation y posteriormente director adjunto de la NASA durante el programa Apolo, en una carta en la del 4 de mayo de 2000 a la revista científica Nature y en una entrevista posterior en el periódico The Observer , el 14 de mayo del 2000.

Los detalles del proyecto A-119 fueron revelados casualmente un tiempo antes cuando se estaba preparando una biografía, publicada en 1999, del científico Carl Sagan, fallecido en 1996.

En la Armour Foundation en Chicago (ahora llamado Illinois Institute of Technology Research ) Carl Sagan fue contratado por Reiffel para llevar a cabo la modelación matemática en la expansión de una nube de polvo de la explosión en el espacio alrededor de la luna.

El biógrafo de Sagan, Keay Davidson, descubrió que él había revelado detalles del proyecto A-119 al solicitar la beca de postgrado en el Instituto Miller de Berkeley.

Reiffel produjo ocho informes entre mayo 1958 y enero de 1959, fecha de la finalización del proyecto, sobre la viabilidad del plan, los cuales fueron destruidos en 1987 por la fundación.

El propio Sagan escribió dos informes relacionados con este caso titulados: "Possible Contribution of Lunar Nuclear Weapons Detonations to the Solution of Some Problems in Planetary Astronomy" y "Radiological Contamination of the Moon by Nuclear Weapons Detonations".

El Dr. David Lowry , un historiador nuclear británico, dijo: "Es obsceno pensar que el primer contacto los seres humanos han tenido con otro mundo habría sido para hacer explotar una bomba nuclear. De haber seguido adelante, nunca habría tenido la imagen romántica de Neil Armstrong teniendo "un paso gigantesco para la humanidad".

Leer más en Suite101

3 comments: