Darvaza: La Puerta del Infierno


En 1971 unos geólogos encendieron una caverna que contenía gas natural, ellos creyeron que se apagaría en unos pocos días pero hasta ahora, 40 años más tarde, sigue encendida.



En pleno desierto de Karakum (Turkmenistán), cerca de la pequeña aldea de Darvaza, se encuentra un cráter de unos cincuenta metros de diámetro y más de veinte de profundidad, bautizado por los lugareños como "La Puerta del Infierno". En el interior del pozo, un fuego abrasador arde desde hace décadas, en un incendio que parece no tener fin.

El pozo de Darvaza no es obra de la Naturaleza, sino que se trata del inesperado resultado de una prospección minera soviética llevada a cabo en la década de 1970. Un equipo de geólogos se encontraba perforando el terreno en busca de yacimientos de gas natural, cuando de repente se toparon con una caverna subterránea que provocó el desmoronamiento de la excavación.





Nadie se atreví­a a descender por el cráter para recuperar el valioso equipo de perforación, debido a la elevada cantidad de gases tóxicos provenientes de su interior; así­ que los geólogos decidieron prenderle fuego a los gases que emanaban del pozo de Darvaza, con el fin de incinerarlos hasta que se consumieran por completo.





La idea no resultó muy acertada, ya que los soviéticos subestimaron de forma grosera las dimensiones de la caverna subterránea y su inflamable contenido. Los gases del pozo, que tendrían que haberse extinguido supuestamente en cuestión de semanas, siguen encendidos y ardiendo sin cesar desde 1971. Incluso se ignora por completo durante cuántos años más continuarán ardiendo las llamas de La Puerta del Infierno.





Pese a que el pozo de Darvaza se encuentra en una región de difí­cil acceso y con un gran número de restricciones burocráticas para visitar la zona, muchos curiosos se acercan regularmente hasta esta desolada comarca de Turkmenistán para observar el fenómeno con interés y asombro. De todas maneras, el intenso calor que emana del cráter sólo permite aproximarse a sus bordes durante escasos minutos, hasta que la temperatura se vuelve insoportable.

Por las noches, el espectáculo del ardiente pozo de Darvaza es literalmente dantesco: el fuego reluce en toda su magnitud, dándole al pozo un aspecto semejante al de un ardiente cráter volcánico, que sin dudas hace honor al nombre de Puerta del Infierno.







El fotógrafo John Bradley es el autor de las sorprendentes imágenes que ilustran este artí­culo, en tanto que los videos fueron grabados por Philips Connor. Ambos nos recuerdan, una vez más, que resulta muy peligroso jugar deliberadamente con las fuerzas de la Naturaleza, sobre todo cuando no se las conoce en profundidad.



Por Fernando Triveri en Blog Nuestro Clima

2 comments: