La jirafa es el único mamífero que no tiene cuerdas vocales, por lo que es completamente muda.


La jirafa es el único mamífero que no tiene cuerdas vocales, por lo que es completamente muda.

La jirafa supera con facilidad los cinco metros de altura, gracias a sus largas patas, las delanteras más altas que las traseras, y sobre todo a su larguísimo cuello que le sirve para alcanzar las hojas de los árboles que le sirven de alimento. Sin embargo, este cuello está formado por siete vértebras, como en todos los mamíferos, por lo que resulta poco flexible.

Su sistema circulatorio ha evolucionado para poder mantener una alta presión, gracias a un formidable corazón y a un sistema de regulación muy complejo tanto en el cuello como en las patas.

Las jirafas poseen una lengua azul muy oscura que es prensil, de la que se valen para coger cuidadosamente las hojas de las acacias espinosas que son su alimento favorito.

Suelen mostrar costumbres sociales y formar rebaños poco numerosos. Todas las jirafas son mudas, por lo que deben comunicarse por estímulos visuales y olfativos.

El dibujo de la piel de las jirafas en muy variable, unas presentan manchas de contornos irregulares, mientras que en otras se disponen dibujando una red. La parte inferior de las patas y el vientre, son blancuzcas y no presentan dibujos. En la cabeza presentan dos pequeños cuernos recubiertos por la piel y una protuberancia entre ellos.

La gestación dura unos quince meses. El parto se produce de pie, y el saco embrionario se rompe cuando la jirafa recién nacida cae al suelo. Al nacer miden casi dos metros de altura, y pueden correr en un par de horas. Son vigiladas por las hembras, ya que podrían ser presa de numerosos animales.

1 comments: