La palabra "idiota" viene del griego y es una persona que no se interesa por la política


La palabra "idiota" es originaria de la antigua palabra griega idiótes, que se refiere a una persona que no está interesada por la política.

“Idiota” es una palabra que hoy en día se usa más que nada como un insulto, según el DRAE para referirnos a alguien “engreído sin fundamento para ello”. Sin embargo, muy poco tiene que ver esto con el origen etimológico de la palabra, que llegó al español a través del latín idiota, desde el original griego ἰδιώτης /idiótes/. Sobre por qué esta palabra, aun terminando en -a, se usa para el masculino (y obviamente para el femenino), véase este artículo.

En este adjetivo encontramos la raíz ἴδιος /ídios/, que en griego era “lo privado, lo particular, lo personal”. Con esta misma raíz tenemos otros sustantivos como “idiosincrasia” (DRAE: “Rasgos, temperamento, carácter, etc., distintivos y propios de un individuo o de una colectividad”) e incluso “idioma” (DRAE: “Del lat. idiōma, y este del gr. ἰδίωμα, propiedad privada. Lengua de un pueblo o nación, o común a varios”).

Por tanto, en principio, el idiota era simplemente aquel que se preocupaba solo de sí mismo, de sus intereses privados y particulares, sin prestar atención a los asuntos públicos y/o políticos. Pronto esta palabra se convirtió en un insulto, ya que en la antigüedad grecorromana la vida pública era de gran importancia para los hombres libres. Ser un idiota (como persona preocupada solo de lo suyo) se convirtió en ser un idiota con la acepción actual, ya que en la democracia era considerado deshonroso no participar de ella.

De hecho, en la corriente estoica se veía como obligación del hombre sabio el ser un hombre público y político, por lo que despreciaban duramente a los epicúreos, para quienes la vida política no era más que una fuente de problemas, sufrimiento y, por tanto, infelicidad.


2 comments: